Rec. Ibanez Chacon a Brown Konon

    M. K. Brown
    The Narratives of Konon. Text, Translation and Commentary on the Diegeseis
    Beiträge zur Altertumskunde 163, K. G. Saur, München-Leipzig 2002, 406 pp., ISBN: 3-598-77712-4
    Recensione di 
    Álvaro Ibáñez Chacón

     

    La obra del mitógrafo Conón la conservamos gracias al resumen que el patriarca Focio nos transmite en el codex 186 de su Biblioteca. Según Focio, el βιλιδάριον estaba dedicado a Arquelao Filópator rey de Capadocia y por lo tanto fechable entre el 36 a. C. y el 17 d. C. Las Διηγήσεις de Conón forman un conjunto de cincuenta narraciones mayoritariamente mitográficas destacadas por la crítica por su oscura diversidad y originalidad (véanse las consideraciones generales de A. Henrichs, "Three Approaches to Greek Mythography" en J. N. Bremmer (ed.), Interpretations of Greek Mythology, London 1987, pp. 243-277 en concreto 244-247). No obstante, la obra ha sido constantemente (des)calificada como una obra menor sobre mitología, pero la revalorización de la Biblioteca de Focio y el auge de los estudios mitográficos han contribuido al estudio más detallado de las Narrationes, no analizadas en conjunto desde la edición y crítica "hidráulica" de U. Höfer, Konon. Text und Quellenunterschung, Greifswald, 1890, aunque afortunadamente se han realizado en los últimos decenios del siglo XX tesis doctorales sobre este mitógrafo aportando otros acercamientos a la obra de Conón.
    Antes de comenzar a reseñar el contenido del libro, quisiéramos hacer una objeción metodológica global referida a la disposición de los capítulos en la Introducción: Brown comienza hablándonos del autor y su época, de la naturaleza de la obra, las fuentes..., dejando para el final los datos referentes al compilador, a la transmisión del texto y a la lengua y estilo cononianos; quizá sería más productivo, antes de analizar el texto resumido, plantear los problemas que ofrece la transmisión del mismo, la técnica compiladora de Focio y el lugar que ocupa la obra de Conón en el conjunto de la biblioteca fociana, para después centrase en el análisis de todos los datos concernientes a las Διηγήσεις. Partiendo de aquí, el cap. I: "Konon's Date" (pp. 1-6) intenta ofrecer luz a los escasos datos que poseemos sobre el autor y su época. Según Brown "Konon may also have been a schoolmaster or librarian at Achelaos' court" (p. 4), comparando a Conón con el historiador contemporáneo Nicolao de Damasco. Por otra parte, dice que el Conón de las Narrationes es un rétor, pero no el aludido por Dión Crisótomo, y Brown no explica por qué desestima dicha asociación: simplemente cita bibliografía a pie de página. Ahora bien, si todos los rétores citados por Dión son, como el propio estudioso inglés indica, "Augustan rhetors", en nuestra opinión la cronología cononiana no impide en absoluto que el mitógrafo sea el rétor aludido. Por otro lado Brown deja abierta la posibilidad de que el Conón fociano sea el mismo autor de una serie de obras atribuidas a un Conón denominado por algunos estudiosos Historicus (así C. Müller, FHG 4,1-3).
    En cap. II, "The Title of the Collection" (pp. 6-8) Brown se dedica a recopilar diferencias y similitudes en las definiciones de los gramáticos antiguos para διήγησις y διήγημα, mencionando de pasada la división tripartita ciceroniana de narratio en fabula, y argumentum.
    El cap. III: "The Nature of the Collection" (pp. 8-14) repasa las similitudes de las Narraciones con obras contemporáneas (sobre todo con Partenio de Nicea) o de contenido mitográfico. En un epígrafe titulado "Epitomes and compendia" hace una breve lista de obras de este tipo como los Τραγωδούμενα de Asclepíades de Trágilo o los cinco volúmenes que contenía el Περὶ τῶν Σοφοκλέους μύθων de Filócoro, entre otros.
    El epígrafe B. "Mythical Innovation" no dice nada nuevo y nada que un lector medianamente familiarizado con la mitología y mitografía clásicas no pueda concluir con una simple lectura de las versiones míticas de Conón; aunque sería preferible en este punto analizar el procedimiento por el cual Conón innova la tradición mitológica y el interés, antiguo y moderno, de dicha innovación.
    En el capítulo IV: "The Stories" (pp. 14-27) Brown comienza repasando la tradición mitográfica griega desde los logógrafos y geneálogos a los manuales tardíos como el atribuido a Apolodoro, añadiendo (sin mucha exhaustividad) obras mitográficas escritas en latín como las Fabulae de Higino, los comentarios de Servio, la Mitología de Fulgencio y los llamados Mitógrafos vaticanos.

    A continuación pasa a clasificar las διηγήσεις en siete grupos: leyendas de fundación, mitos etiológicos, mitos eróticos, mitos paradoxográficos, mitos paremiográficos, fábulas y parábolas y, por último, mitos troyanos y romanos; pero como el propio autor anticipa "some tales will seem to be clasificable under more than onbe category" (p. 16); y de hecho la mayor parte de las narraciones se puede incluir en varios de estos subgrupos.
    En el cap. V: "Konon the Racionalist?" (pp. 27-31) Brown parte de unas consideraciones de Henrichs (art. cit. p. 245) acerca del racionalismo palefateo de Conón, para lo cual Brown puntualiza que "some of his myths" en tanto que para él sólo hay tres mitos racionalizados en las Narraciones: el de Midas (narr. 1), Cadmo (narr. 37) y Andrómeda (narr. 40). Ahora bien, quizá habría que puntualizar a su vez a Brown en una cuestión: en Conón no sólo encontramos leyendas completamente racionalizadas, sino que en ocasiones el mitógrafo elimina solamente detalles fantasiosos concretos, dejando otros sin exegetizar. Por otra parte, Brown señala que no es significativa la actuación de lo que él llama "the major Olympians Gods", pero ¿a qué y a quiénes se refiere? Es cierto que las Narraciones de Conón no contienen una mitología divina como por ejemplo Eratóstenes, Apolodoro o Higino, pero la función de la divinidad en las historias no es en absoluto intrascendente (las Musas en narr. 8; Afrodita en narr. 10; Dioniso en narr. 39, ...) y sobre todo y todos destaca la presencia de Apolo, ya sea de una forma explícita (padre de Lino, amante de Branco, ayudante del pastor efesio, liberador de los Argonautas, ...), ya "en la sombra": numerosas narraciones mencionan la actuación de sus oráculos generalmente con las expresiones κατὰ χρησμόν (en narr. 18, 18, 20, 33, 39, 44, 48) o λαμβάνειν χρησμόν (narr. 25, 26, 45).
    El cap. VI: "Sources" (pp. 31-35) diserta sobre las fuentes del mitógrafo; algo totalmente imposible de presentar de una forma general, sino que cada narratio está relacionada con un amplio abanico de heterogéneas obras. Brown ofrece una lista de las fuentes señaladas por Höfer, para quien las fuentes más utilizadas eran Éforo y Hegesipo, sin embargo, la Quellenforschung decimonónica que Höfer aplica a su estudio le obliga a realizar en ocasiones verdaderos juegos malabares a la hora de buscar y justificar las fuentes del mitógrafo. Por su parte Brown señala de un lado que la variedad de las Dihgh/seij precisa de un número mayor de fuentes de las que utilizaron otros mitógrafos y sugiere la utilización de la colorida literatura helenística plagada de detalles, pero por otro lado también afirma que Conón no ha utilizado las fuentes primarias y en cierto sentido está dando la razón a Höfer y a su fantasma "mythologisches Handbücher", al que recurre en numerosas ocasiones cuando no encuentra una fuente clara.
    En el cap. VII: "Photios' Excerpting Method" (pp. 35-39) Brown comenta brevemente la manera de resumir que Focio ha utilizado en su Biblioteca y en concreto en el codex 186. Ahora bien, en este punto hay que señalar que Brown desconoce un breve trabajo de B. Hemmerdinger ("Les 'Notices et extraits' de bibliothèques grecques de Bagdad par Photius", REG 69 (1959), pp. 101-103) que sostiene la tesis de que Focio consultó una serie de libros durante su embajada en Bagdad, entre los cuales se encontraría la obra de Conón; este dato es de suma importancia para la circulación de las Narraciones. Lo más destacable de este capítulo es la sucinta comparación que Brown hace entre el texto conservado y los restos del POxy 3648, pues sólo coteja unas cuantas líneas, lo cual no le impide concluir que el patriarca no se apartó demasiado del original a la hora de resumirlo.
    Partiendo de esas comparaciones y de la matización fociana acerca de la lengua y del estilo de Conón (ὰττικὸς δὲ τὴν φράσιν ἐστί, ταῖς τε συνθήκαις καì ταῖς λέξεσι χαρίεις τε καì ἐπαφρόδιτος), Brown dedica el cap. VIII: "Language and Style" (pp. 39-44) a una tarea peligrosa en tanto que el texto que conservamos dista mucha de ser el original, además de que, como señala Harder en su edición del papiro, cabe la posibilidad de que incluso éste sea un epítome.
    El último capítulo de la introducción se titula "The Text" (pp. 44-46) y resume brevemente la historia manuscrita de la Biblioteca de Focio, de lo que cabe destacar la validez e importancia del Marcianus Graecus 450 del siglo X (=A) frente al Marcianus Graecus 451 del siglo XII (=M), mucho más corrupto y corregido. Después se hace un repaso de las ediciones de la Biblioteca completa o de las Narraciones junto con otros mitógrafos desde la edición de D. Hoeschel hasta la de R. Henry.
    El resto del libro de Brown está dedicado a la edición, traducción y comentario de las Διηγήσεις de Conón.

     

    En cuanto a la edición del texto griego, Brown sigue por lo general la lectura de A y es algo reticente a incluir algunas de las conjeturas propuestas, si bien él mismo elimina artículos, preposiciones y partículas, o añade, por el contrario, términos como en narr. 41 en el título: Πελασγίδες (πόλεις), in app. (πόλεις) vel (κτίσεις): as "Πελασγίδες is a feminine plural adjetive and no women play a role in this tale, one woud expect a plural substantive such as πόλεις or κτίσεις", p. 282.
    El comentario singular de las narraciones que hace Brown se divide en dos partes: un breve panorama general del mito y las fuentes, y después se comenta la dih/ghsij heterogéneamente, es decir, a veces palabra a palabra, sintagma a sintagma o período a período, de manera que se echan en falta algunos apuntes relacionados con la estructura narrativa del texto y que en muchas ocasiones ayudan a percibir detalles que enriquecen sin duda el comentario. Por otra parte, la naturaleza de los comentarios de Brown nos parece insuficiente: cayendo en ocasiones en la Quellenforschung de Höfer: el autor se queda en el estadio de repasar versiones y variantes sin sopesar el significado del mito en general y en Conón en particular, de modo que solamente nos ofrece una importante cantidad de datos sin ir más allá en un análisis que intente arrojar luz al por qué eligió Conón este o aquel mito para su compendio y, lo que es más importante, qué significaba para el griego, romano o capadocio de los siglos I a. C. y I d. C., e incluso qué interés tenían estas leyendas para Focio. En este sentido, nos parecen poco adecuados los comentarios de mitos tan célebres como el de Narciso en narr. 24; sobre Orfeo en narr. 45 o la narr. 40 sobre Andrómeda, pero también historias poco conocidas o únicas son estudiadas con escaso detenimiento y sin aventurarse en el análisis: p. e. narr. 15, 20, 22, 43 ...

    En lo referente al apartado bibliográfico (pp. 351-368) hay que decir que más que una bibliografía selecta (como la califica J. Blomqvist en su reseña en el Bryn Mawr Classical Review 2002.08.27), a nosotros nos parece incompleta, pues Brown exclusivamente recopila libros, relacionados o no con Conón, mientras que los artículos específicos se encuentran citados sin mucha exhaustividad a lo largo del comentario. Entre otras carencias, de la bibliografía que específicamente comenta alguna de las narraciones de Conón, echamos en falta para narr. 3 los estudios de J. Bérard, Storia delle colonie greche dell'Italia meridionale, trad. it. Torino, 1963 y S. Allegrini, "Storia e leggenda locrese in Conone", RAAN 53 (1978), pp. 91-103; para narr. 11 no tiene en cuenta el trabajo de M. Ressel, "Il tema dell'aischrologia in Conone", Lexis 16 (1998), pp. 239-252, aunque sí lo cita en narr. 49; para el tema de Narciso Brown obvia uno de los pocos estudios centrados en la versión cononiana: E. Pellizer, "L'eco, lo specchio e la reciprocità amorosa. Una lettura del tema di Narciso", QUCC 46 (1984), pp. 21-35 (que ofrece un análisis narratológico de la διήγησις, reimpreso con traducción inglesa en el volumen citado de Bremmer, pp. 107-120) y también ignora los comentarios de E. Mignogna a narr. 2, 9, 10, 16, 23, 28, 31 y 40 (en A. Stramaglia (ed.), ) Ἔρως. Antiche trame greche d'amore, Bari, 2000, pp. 315-349) que si bien es cierto que no son una aportación innovadora e imprescindible, sí deberían ser tenidos en cuenta al menos en una publicación de la talla y difusión como la de Brown.

    El volumen concluye con un index verborum poco exhaustivo: por ejemplo echamos en falta un término tan recurrente en las Διηγήσεις como χρησμός; también contiene un index locorum de los textos citados y un General index misceláneo.

    En resumen, el presente libro viene a cubrir un hueco importante en el estudio de la mitografía clásica en general, del conocimiento de Conón en particular y, por extensión, de la Biblioteca de Focio. Ahora bien, A. Henrichs comentaba en el artículo citado que no había un comentario adecuado a lo que significa la obra de Conón en el conjunto de la mitografía clásica y que "Conon remains in the closet"; jugando con estas palabras, Blomqvist en la reseña citada afirmaba que "undoubtly, Brown's commentary brings Konon out of the closet".

    Álvaro Ibáñez Chacón